Carta abierta 10/12 : Defender a los defensores

Onze verontschuldigingen, dit bericht is alleen beschikbaar in Frans.

El 10 de diciembre de cada año celebramos el Día de los Derechos Humanos. Fue ese día en 1948 que la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Pero 72 años después, los defensores de los derechos humanos en todo el mundo siguen estando en gran peligro. Por eso pedimos que se proteja la importante labor de los defensores de los derechos humanos y los movimientos sociales de todo el mundo. También en casa. En noviembre, por ejemplo, 17 sindicalistas fueron condenados, incluido el actual presidente de la Federación General de Trabajadores de Bélgica, por haber emprendido acciones de protesta social.

Aunque los movimientos sociales y los defensores de los derechos humanos de algunos países han tenido que hacer frente a la represión durante mucho tiempo, esta tendencia empeoró durante la pandemia del COVID-19. La violencia contra los representantes de los sindicatos, las organizaciones de derechos humanos y los movimientos ecologistas aumentó en muchos países. Son víctimas de intimidación, acoso, falsas acusaciones, detenciones ilegales, secuestros e incluso asesinatos.

Bernardo Caal Xol de Guatemala fue arrestado hace más de dos años en su lugar natal Cobán. En esa región, las multinacionales españolas, entre otras, están construyendo presas que están dañando el medio ambiente y destruyendo el territorio. Además, las multinacionales están desviando el agua, causando que los pueblos se queden sin agua. Bernardo organizó la comunidad indígena local y por lo tanto fue condenado a 7 años y 4 meses de prisión.

En la cercana Honduras, la protección del medio ambiente significa un peligro para la propia vida. Honduras es uno de los países más mortíferos para los ecologistas. Según Global Witness, más de 120 activistas han sido asesinados desde 2010, otros están en prisión. 8 activistas de la aldea de Guapinol han sido encarcelados desde 2015 por su oposición a dos compañías mineras que están envenenando los recursos hídricos de miles de personas.

Colombia es el país más peligroso del mundo para los sindicalistas y los activistas de derechos humanos. En octubre, el activista sindical y defensor de los derechos humanos Jayder Quintana, de 18 años de edad, fue asesinado. Era miembro de la federación sindical Fensuagro. Desde la firma del acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC en 2016, más de 1.000 activistas han sido asesinados.

El filipino Zara Alvarez es un activista de la salud y los derechos humanos. El 17 de agosto de 2020, Zara fue brutalmente asesinada por su compromiso con su comunidad. Varias ONG belgas han planteado este caso al embajador de Filipinas. Por el momento, no hay respuesta.

El lunes 23 de noviembre, Thierry Bodson, actual presidente de la FGTB, junto con dieciséis sindicalistas, fue condenado por el tribunal penal de Lieja a penas de prisión en suspenso y a multas de 600 a 4.800 euros por “obstrucción maliciosa del tráfico”. Esta frase es inquietante y no es un incidente aislado. Hace dos años, el presidente de la FGTB de Amberes, Bruno Verlaeckt, fue condenado por una acción sindical en el puerto de Amberes. La condena es un precedente peligroso para cualquiera que emprenda una acción colectiva y, por lo tanto, criminaliza los movimientos sociales.

Por eso pedimos a los ministros:

  • Proteger a los defensores de los derechos humanos y los movimientos sociales, empezando por Bélgica. Los sindicalistas son despedidos o condenados en Bélgica por su compromiso, mientras que COVID-19 sólo muestra lo importante que es proteger bien a los trabajadores. Además, en las recientes protestas, antes y durante la pandemia, la policía actuó con dureza innecesaria. Los movimientos sociales desempeñan un papel fundamental en la protección de los trabajadores y la consolidación de los derechos humanos.

  • Abogar por los movimientos sociales y los defensores de los derechos humanos en todo el mundo. Nos referimos aquí a la dramática situación de los derechos humanos en Filipinas, Colombia, Guatemala y Honduras, donde varias ONG y movimientos sociales belgas están trabajando junto con organizaciones asociadas bajo una fuerte presión. Le pedimos que plantee esta grave situación a los embajadores de los respectivos países.

  • Llevar a cabo una política exterior coherente con respecto a la protección de los derechos humanos. Por ejemplo, nos parece inaceptable que Bélgica y la Unión Europea concluyan acuerdos comerciales con países como Colombia, donde los activistas son asesinados regularmente, que nuestro país comercie con países como Arabia Saudita que financia el terrorismo o que normalice la cooperación con las empresas de defensa israelíes. Estos son sólo algunos ejemplos de la complicidad belga y europea en estas violaciones de los derechos humanos.

  • Quisiéramos llamar su atención sobre esta situación el 10 de diciembre y esperamos con interés una consulta constructiva.

Firman:

intal, Viva Salud, Solidagro, Vrede vzw, FOS- Socialistische Solidariteit, Solsoc – Solidarité Socialiste, ABVV-FGTB, De Algemene Centrale-ABVV/La Centrale Générale-FGTB, ACV Puls, ACV Provincie West-Vlaanderen, Sama Sama, Solidair met Guatemala, Honduras Werkgroep, Dwagulu Dekente, GAPP – Gents Actieplatform Palestina, Masereelfonds, Vluchtelingen Ondersteuning Sint-Niklaas, WSM, UPB (Ugnayang Pilipino sa Belgium), Vormingplus Waas-en-Dender, Progress Lawyers Network, Quinoa asbl, Hart boven Hard, 11.11.11, CNAPD, Beweging.net Limburg, Beweging.net Vlaams Brabant & Brussel, Internationaal Comité vzw, Broederlijk Delen, Dwagulu Dekkente, Vredesactie, Trias, Oxfam Wereldwinkel Belsele, Cubanismo.be, Labo vzw, Oxfam Wereldwinkels Sint-Niklaas, CATAPA, Guatebelga vzw, Afopadi Belgica, Christenen voor het Socialisme (CvS), Studio Globo, Gents Overleg Noord Zuid, Foro Internacional de Víctimas, Colombie, Section Belgique, Comité pour le respect des Droits Humains « Daniel Gillard », Encuentro, FIAN Belgium, Inloopcentrum Den Durpel, IFSI-ISVI

Carta abierta 10/12 : Defender a los defensores
Schuiven naar boven